© 2023 by Sasha Blake. Orgullosamente creado con Wix.com

Luces, cámara y... acción!

April 17, 2019

Así es como deberíamos plantearnos las salidas cuando tenemos un "problema" en los paseos. Como si fuésemos a rodar una película o, mejor aún, como si fuésemos a representar una obra de teatro. Pero en esta representación trataremos de ayudar a nuestro compañero o compañera de 4 patas.

 

A menudo, cuando tenemos un problema con nuestro perro o  con nuestra perra en el paseo, solemos tomar una serie medidas al respecto, pero me temo que con demasiada frecuencia esas medidas van dirigidas al animal, y eso es un error.

 

Intervenimos sobre el animal para evitar que ese comportamiento persista, se repita o, peor aún, se acentúe o incremente en frecuencia e intensidad. Le llamamos la atención, tensamos y acortamos la correa, perdemos la paciencia, le gritamos... Son muy pocas las veces que caemos en la cuenta de intervenir sobre el entorno. Y en algunas de esas veces, además, actuamos mal, pecando de sobreprotección hacia el perro o hacia la perra, alisándole de todo aquello que le genera malestar o incomodidad. Y tampoco se trata de eso. Creo que es bueno y sano para todos enfrentarnos y superar nuestros temores. Pero también creo que debe hacerse de la forma más apropiada posible.

 

Así pues, cuando en una visita aconsejo modificar o cambiar ciertas cosas en lo que a las salidas y paseos se refiere, suelo aconsejar que se haga desde la perspectiva de que preparamos un escenario para que nuestro perro o perra "actúe".

 

Nuestro papel es dirigir.

No sé mucho de cine ni de teatro, pero creo que el paralelismo se va a entender.

Como directores tenemos un o una protagonista: nuestro perro o perra.

Tenemos que ser capaces de buscar los actores secundarios que acompañarán a nuestra protagonista, y esos actores deben estar a la altura de nuestra prota.

También es tarea nuestra buscar escenarios propicios para que la acción se desarrolle y los actores y actrices que participen puedan lucir todas sus habilidades.

En esta obra también aparecerán actores y actrices secundarios que de forma espontánea plantearán retos y situaciones imprevistas. Hay que tenerlos siempre en cuenta y tener cierta capacidad de improvisación.

  

Nuestro trabajo es preparar todo eso para que una vez se dé la señal de "acción", es decir, una vez salgamos a pasear, todo sea una gran función preparada para que nuestro compañero o compañera peluda pueda resolver por sí mismo las situaciones que se le presenten.

Una vez empiece todo, nuestra intervención deberá ser mínima. Sólo en casos puntuales podremos aportar algo a lo que suceda pero en buena parte nuestra tarea será observar en silencio y disfrutar de la función.

Podremos guiar, dar alguna indicación puntual pero no hay que perder de vista que el éxito de la representación y, por tanto, de la "terapia" será proporcionalmente inverso a nuestra intervención.

Ya sea paseando con correa o sin ella. En el caso de que sea en paseos con correa, nuestra tarea será mayor ya que además de preparar todo el escenario, deberemos saber y ser capaces de manejar la correa adecuadamente (importantísimo).

 

Y en el caso de no entender todo esto o de ser incapaz de ejercer de director de la obra que te está planteando tu perro o tu perra, siempre puedes acudir a una buena educadora canina para que te ayude. Al final, nuestra tarea es un poco esa: ayudar a las personas a ayudar a los perros :)

 

Salud y hasta pronto!!!!

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Please reload

Archive

February 9, 2018

Please reload

Recent Posts